Motores: dos tiempos vs. cuatro tiempos.

Motor Rotax 912s de cuatro tiempos.

Parte (muy) importante del precio de un avión es el motor. Y esto es relevante al momento de decidir qué clase de fuente de poder se desea utilizar: un sencillo motor de dos tiempos o una flamante máquina de cuatro tiempos.
Ambos hacen lo mismo: llevar a cabo la combustión del combustible de forma controlada para hacer girar un elemento de la transmisión. La gran diferencia es cómo lo hacen.
Los motores de dos tiempos son los más sencillos y su diseño se remonta hasta los inicios de la invención del motor de combustión interna. Los pistones (usualmente tienen dos) generan una explosión de combustible cada vez que completan un ciclo dentro del cilindro. Por otro lado los de cuatro tiempos (que por lo general tienen cuatro cilindros), solo realizan una explosión cada dos viajes del pistón, por lo que podría entenderse que cada cilindro trabaja solo la mitad del tiempo. Esto hace que para obtener una potencia similar, los motores de cuatro tiempos requieran ser mucho más grandes (y pesados) por lo que la relación entre peso y potencia es mucho mayor en los motores de dos tiempos.
Sin embargo hay razones de sobra por lo que los motores de cuatro tiempos existen. Se trata de máquinas mucho más limpias y silenciosas, y con tiempos de mantenimiento significativamente más largos. Esto obedece en parte a que los motores de dos tiempos requieren que los lubricantes sean mezclados con el combustible (en el tanque o en línea) por lo que el cilindro quema una combinación de ambas sustancias. Los motores de cuatro tiempos tienen un circuito de lubricación independiente logrando combustión mucho más limpia y requiriendo menos mantenimiento.
Adicionalmente, los motores de cuatro tiempos están considerados como equipos mucho más eficientes, predecibles y seguros, aunque en ningún caso infalibles. He platicado con personas que vuelan extensivamente con motores de dos tiempos quienes me han comentado que la confiabilidad entre ambos tipos es similar siempre y cuando se dé un mantenimiento impecable a las máquinas de dos tiempos y se tenga cuidado de no cometer errores como realizar la mezcla inadecuada de lubricante o efectuar una carburación inapropiada. En contraparte otras personas me han insinuado que prefieren no volar antes que abordar un avión con motor de dos tiempos.
La realidad es que existe una enorme proporción de personas que han elegido usar máquinas de dos tiempos; se siguen comercializando abundantemente, son legales y muchos los prefieren. En algunas situaciones puede no haber opción para elegir uno u otro tipo: los motores de dos tiempos alcanzan potencias máximas del orden de 60HP por lo que si se necesita más que eso, casi por seguro se tendrá que limitar la compra a una opción de cuatro tiempos. Y cuando el presupuesto es un problema los motores de cuatro tiempos quedan prácticamente descartados. Pueden quintuplicar el precio de sus contrapartes y el mercado de segunda mano es mucho más reducido.
Personalmente considero que mi conclusión personal sería elegir una máquina de cuatro tiempos siempre que sea posible, y en caso contrario seleccionar una buena opción de dos tiempos y exagerar el mantenimiento y cuidado.