Distintos tipos de ultraligeros

Rans S-12XL. Avión ultraligero de 3 ejes.

Quizá uno de mis sueños aéreos más antiguos sea el volar en ala delta. Cuando niño podía pasar horas frente a la tele si de casualidad llegaban a transmitir algún documental sobre el tema. No daba crédito a los que mis ojos veían y estaba completamente convencido de hacer lo necesario para algún día experimentar aquello que solo podía entender como lo que debería ser la mejor experiencia en el mundo. Es curioso que al día de hoy he perdido casi por completo el interés al respecto.
Lo anterior viene al caso debido a que llega el momento de decidir qué tipo de avión comprar (o aspirar a comprar): un trike (o penduleante, si se prefiere), o uno de tres ejes. Mi añeja fascinación por las alas delta y la similitud de los trikes con esta clase de artefactos parecería dejar en claro que la decisión estaría inmediatamente tomada a favor de la variedad penduleante. Nada más alejado de la realidad.
Detengámonos un momento para explicar lo aprendido sobre estas dos variantes.
Los trikes son dispositivos que se caracterizan por ser una gran ala triangular bajo la cual pende una pequeña cabina. El control en vuelo se logra cambiando el centro de gravedad al variar la posición relativa de la cabina (y de quien la opera) con respecto al ala. Carecen de estabilizador (o cola) por lo que sus movimientos se limitan a subir y bajar (el cabeceo, o pitch en inglés), así como a inclinar el avión hacia los lados (alabeo, o roll en inglés). Las cabinas son por lo general abiertas lo cual mejora la sensación de libertad, de vuelo sin obstáculos y la integración con el entorno.
Los aviones de tres ejes, por otro lado, suman un tercer eje de control a los dos existentes en los trikes. Se trata del giro hacia izquierda y derecha (guiñada, o yaw en inglés), completando así los mismos tres ejes existentes en prácticamente todas las aeronaves de mayores proporciones. Estos dispositivos se controlan mediante superficies de vuelo (alerones, elevador y timón) accionadas mediante pedales y un bastón los cuales se conectan mediante chicotes al igual que sucedió por décadas desde los inicios de la aviación. Los ultraligeros de tres ejes pueden tener cabina abierta o cerrada; esta última proporciona mayor confort e incrementa el desempeño del avión al mejorar su aerodinámica.
Algunas personas indican que los trikes tienen mayores problemas al despegar y aterrizar con vientos cruzados aunque también hay quienes afirman que tales complicaciones son menores. Sin embargo parece haber consenso en que la mayoría los considera más divertidos al describirlos como una motocicleta voladora. En definitiva una de sus grandes ventajas es que suelen ser menos costosos que los ultraligeros de tres ejes. En ocasiones mucho menos costosos.
Me resultó curioso descubrirme descartando casi de inmediato mi interés por elegir un trike tomando en cuenta mis antecedentes pueriles. Prácticamente no me detuve siquiera a considerarlo: por alguna razón me resulta mucho más emocionante volar algo más parecido a un avión y menos a un papalote, aunque estoy seguro que en el futuro podría comenzar a interesarme por conocer y experimentar esa modalidad.
Por cierto, tanto trikes como aviones de tres ejes están disponibles en configuraciones de uno y dos asientos. Para algunos puristas las configuraciones de dos plazas no pueden denominarse ultraligeros, sino deportivos ligeros. Sucede que la regulación gringa delimitó dentro de parámetros muy específicos a qué tipo de aeronave se le puede considerar ultraligero tomando en consideración parámetros de velocidad máxima, velocidad de desplome, peso y número de asientos. Los dispositivos que califican como ultraligeros se gobiernan por regulaciones específicas más laxas que los deportivos ligeros, entre los que se encuentran las configuraciones de dos asientos. Para fines de esta entrada (y en términos generales este sitio) se consideran equivalentes ambas denominaciones, puesto que la vida es ya lo suficientemente complicada como para sumergirse en tecnicismos estériles.